Qué hacer para adornar el árbol de Navidad

Los recuerdos se agolpan en nuestra mente, a veces vienen sin ningún previo aviso y si son muy hermosos casi se salen de nuestro ser en forma de lágrimas ¿Cuál es tu rememoración favorita? Seguramente, sin temor a fallar, podríamos decir que entre las muchas que tengas las navidades ocupan un lugar especial ¿Y si te preguntamos qué te viene a la cabeza cuando piensas en esa festividad? La respuesta muy posiblemente sea un árbol de Navidad, ya que este objeto tiene un poder icónico por antonomasia. Entonces estamos de acuerdo que es importante saber cómo decorar, qué hacer de cara a una celebración como la mencionada. Por eso aquí, bajo esa coyuntura, te presentamos qué hacer para adornar el árbol de Navidad ¡No te lo pierdas!

La Navidad, como toda efeméride de fin de año, es una invitación a la paz, a dejar de lado inquinas, a buscar la concordia, a pasar un buen momento, reírse, divertirse, hacerse hermosos regalos; en suma, a ser feliz gregariamente. Si a eso le añadimos la importancia que tiene como parte de la liturgia de un fervoroso creyente cristiano, todo adquiere aún un cariz más sustantivo.

Y consideramos (suponemos que el lector va a estar de acuerdo) que lo importante no se organiza con celeridad, sino que lleva su tiempo, que debe ser pensado y cuestiones por el estilo ¿Cómo va a ser tu árbol de Navidad en estas fiestas? ¿No lo has cavilado aún? ¿Se atiborran un buen número de ideas que es lo mismo que nada? No te preocupes, ya que aquí te daremos unas buenas sugerencias desde lo elemental a lo más accesorio para que tengas el árbol más hermoso de todas las temporadas y del vecindario. Como siempre decimos, no somos exclusivos ni excluyentes, así que puedes añadir tus propios métodos e incluso compartirlos en la caja de comentarios. Manos a la obra.

Qué hacer para adornar el árbol de Navidad

Analiza tu tipo de árbol: Vamos a suponer que tienes predilección por decorar árboles naturales. Bueno, si es así deberás reconocer los rasgos de aquel para no cometer errores. Hay maderas más fuertes que otras, fragancias penetrantes y no tanto, incluso duraciones más o menos prolongadas. Así que lo mejor que puedes hacer, lo repetimos, es tener en cuenta cómo es tu árbol antes de siquiera comenzar a decorarlo. En el caso de que sea artificial estas cuestiones, naturalmente, no serán de tu interés.

Puedes adherirte a un esquema de colores: Si realmente este año no sabes qué hacer porque nunca te encargaste de la tarea de decoración de un árbol o porque se te acabaron muchas ideas, es bueno siempre arrinconarse dentro de un esquema de colores. Es decir, elegir tonalidades que tengan cierta simetría entre sí, tratar de combinar con el sitio donde se emplazará el árbol e incluso sustraer, por ejemplo, todo aquello que desentone con la tónica general. Entiéndase lo último como chucherías infantiles o ornamentos de vieja data. Ahora bien, si nos preguntas cómo son esos esquemas, aquí te podemos decir que el verde y el rojo son posibilidades excelentes; también los colores invernales como plateados o diferentes azules; asimismo los metálicos como el plateado y dorado.

Elige un tema: Como verás, querido lector, estamos dentro de la línea de la coherencia aún. Como anteriormente te pedíamos un esquema de colores, ahora te instamos a que selecciones un tópico. Este puede ser de copos de nieve, cósmico, escandinavo, rústico, sobre ángeles, etc. Es una excelente manera no solo de generar belleza y elegancia en el árbol, sino darle una integridad en el diseño que queda siempre muy bien.

El estilo nórdico o escandinavo: Lo colocamos aparte porque justamente es una manera de decorar que ha ganado enorme raigambre en el mundo entero ¿Cuál es su premisa? La sobriedad absoluta. Es que sí, el estilo nórdico aboga por un regreso a las navidades sencillas, austeras, casi plebeyas o humildes. Entonces verás árboles de madera, escasa ornamentación, pocas esferas, pesebres humildes, mucha claridad y una predilección por el blanco.

Fíjate el material que tienes: Es importante, antes de enmarcarse en algún estilo, saber qué se tiene. Por eso recuerda antes que nada observar lo que has acumulado en cajas durante años. Eso te podrá dar una buena idea de qué camino tomar ante la perplejidad. Ahora bien, si posees poco ornamento guardado, las esferas son una buena opción, dándole un estilo cósmico clásico al árbol, para tener en cuenta.

Ten en cuenta las luces: Este también es un tópico aparte bastante importante ¿Elegir luces? ¿Cómo emplazarlas? ¿De cualquier color y forma? Bueno, todos esos interrogantes los tendrás que tener en cuenta a la hora de colocar luces en tu árbol navideño para darle vida. Recuerda que a veces las pequeñas son más resistentes; asimismo, es importante saber que si escogiste determinado motivo con ciertos colores quizás convendría respetarlo con la iluminación artíficial. Por ejemplo, colores fríos para un esquema de esferas metálicas o cálidos si apelaste a las tonalidades navideñas de siempre. En cuanto al emplazamiento, no olvides de tener una idea de cómo ponerlas y sobre todo trata que los cables no estén a la vista, ya que eso no queda muy elegante.

Los adornos: La ornamentación no se pone en cualquier parte ni de cualquier manera. En rigor de verdad, si no tienes exceso de decorado es bueno ocupar y poblar bien aquellas zonas del árbol que serán vistas por las personas. Asimismo, elige siempre el lado de la esfera o la figura que más te atraiga, salvo que sean exactamente iguales, aunque muchas veces no ocurre eso.

¿Y el árbol en qué sitio se coloca?: Esta pregunta muchas veces nos la hacemos en ese paso a paso que realizamos para decorar un árbol navideño. Aquí simplemente te indicaremos algunos lugares que son casi clásicos. Por ejemplo, una ventana que de al exterior, sobre todo en la fachada del hogar, es una excelente opción porque matamos dos pájaros de un tiro: extendemos el espíritu de las fiestas en el hogar y por fuera de éste. Por otro lado, un rincón especial de un living, la centralidad de una gran sala o salón son sitios que también quedan excelentes para emplazar el árbol porque justamente le dan una gran protagonismo.

No abuses de la ornamentación: Se puede decir que es moda un estilo rudimentario y sobrio o que lo clásico nunca dejará de serlo. Sin embargo, lo que sí debes evitar es recargar excesivamente el árbol. Primero, porque lo ecléctico y abundante no suele ser muy atractivo; segundo, porque todo el hermoso monumento navideño se puede caer en su totalidad o dañar algunos de sus adornos. Seguramente nos ha pasado en algún momento ver rodar esferas o romperse ángeles porque quisimos emplazar más de lo que soportaban las pobres ramitas (naturales o artificiales) de nuestro árbol.

La cereza del postre: Si bien no es obligatorio, no es una mala idea emplazar como decoración final algún adorno en la punta del árbol. Puede ser un árbel, una estrella, un pájaro o lo que tú consideres bello. Una buena recomendación es que tal añadido final tenga cierta relación con lo producido en el resto del árbol; que siga el motivo general de algún modo.

 

Otros Buscaron:

  • imagen para decorar envases de moyonesa de plástico para cocina
  • como adornar una caja de regalo grande
  • el espadol es bueno para el flujo de la mujer
  • arboles de navidad con cubetas
  • como adornar un esmoquin de charro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*