Qué hacer para ahuyentar los mosquitos

Está claro que el hombre desea el bienestar, porque quizás el placer constante no solo sea algo de pretenciosos, sino incluso imposible de sostener psicológica y fisiológicamente. Eso está barbaro; es un noble objetivo, lástima que siempre hay problemas de toda laya, menores o mayores que lo impiden. Seguramente dentro de esos podemos encontrar la presencia y ulterior picadura de mosquito. Duele, molesta, inflamas nuestra piel, ¿no se puede hacer realmente nada? ¿Debemos convertirnos en una suerte de filósofos estoicos y aguantar cualquier clase de incordio? No precisamente, por eso aquí te dejamos una serie de consejos para ahuyentar a estos molestos insectos. Una nota ideal para la época ¡No te la pierdas!

El concepto de mosquito es claramente un genérico, porque atiborra en un solo vocablo muchas especies de insectos. Sin embargo, para nosotros son iguales, no importando su morfología. Molestan, pican, inflaman la piel, generan dolores y a veces hasta un escozor que nos impulsa a arrancarnos la piel.

Por otra parte, existen un sinnúmero de repelentes que sirven para mantener a estas pequeñas criaturas alejadas. El entuerto radica en que justamente muchos de ellos están compuestos por pesticidas que terminan siendo nocivos para el hombre. Fatiga, dolores musculares y articulatorios, vómitos, mareos, temblores, jaquecas, son algunos de los síntomas más conspicuos que puede generar ¿No existen alternativas? Claro que sí y a ella nos abocaremos. En la mayoría de los casos siempre es mejor apelar a lo natural, antes de productos artificiales que acarreen mayores problemas.

Suele decirse como moraleja que siempre por más pequeño que seas puedes enfrentarte a un gigante, sino piensa, se dice, en un mosquito encerrado dentro de una habitación. Semejante sentencia didáctica puede tener su rasgo moral, pero justamente ahora vamos a tratar de eliminar o ahuyentar al mosquito con una serie de consejos. Manos a la obra.

Qué hacer para ahuyentar a los mosquitos

Utiliza la citronela: El vocablo un tanto raro utilizado antes refiere a una planta, para ser específicos, una gramínea de la India, de tamaño intermedio y color verde fuerte ¿Su bonanza? Justamente se la conoce por ahuyentar a los mosquitos, ya que expide un olor alimonado muy fuerte, tan fuerte que ningún insecto se acerca. Así que ya sabes que unos simples ramilletes bien dispuestos pueden ayudarte a conciliar el sueño en épocas calurosas, en despejar un cuarto mientras lees, charlas o ves televisión, así como darte un gran respiro si decides, por ejemplo, realizar una tertulia o una cena al aire libre.

Hazte amigo de la lavanda: Una planta o conjunto de ellas cuya traducción en latín significa limpiar, lavar. Es que la lavanda históricamente ha acompañado al hombre no solo como medicamento o relajante, sino como perfecto proveedor de aromas fuertes y ricos. Sí, lo que es gustoso al humano es sumamente nocivo y fuerte para cualquier clase de mosquito. Por eso, te recomendamos que dispongas distintos ramilletes de lavandas en tu casa para ahuyentas a estos insectos, sino otra opción es usar las mismas esencias, muy eficaces también, y así bañar un listón, algún sitio que consideres clave para evitar la presencia de esos pequeños indeseables.

O usa la lavanda para ti: Siempre suele recomendarse que el aroma esté en el ambiente, de ahí que coloquemos potencialmente las plantas en diferentes zonas de la casa. Sin embargo, el entuerto radica en nosotros, quienes desean esquivar la intrusión molesta de los mosquitos, su picar y el posterior escozor. De ahí que no sea mala idea, entonces, emplazar en el cuerpo algún aceite especial. Por ejemplo, 30 gotas de esencia de lavanda más dos de vegetal (puede ser almendra u oliva) te convertirán en un auténtico repelente ambulante. Sí, no olerás muy bien que digamos; aunque el objetivo será cumplido con creces.

Crea tu propio spray: Portar en nuestro cuerpo la sustancia repelente es lo mejor que podemos hacer, sobre todo si somos asiduos a las salidas o tenemos que hacerlo por trabajo, algún deber en particular. Y claro que sí: no queremos ser devorados en la calle por los malditos mosquitos. Es una excelente opción crear un spray natural, que de paso anule las consecuencias tóxicas que muchas veces contienen los artificiales. Lavanda, citronela, eucalipto o la esencia de limón son buenas ayudas para semejante tarea. Te recomendamos que siempre averigues un poco sobre la sustancia que deposites tu epidermis, para saber consecuencias y efectividad.

Romero en tus comidas: Sí, seguramente algo que odiamos de los mosquito es su intrusión en nuestras comidas. Podemos soportar hasta que nos molesten trabajando o durmiendo, pero con el momento sagrado del engullir no. Para evitar semejante infortunio, usa el romero a todo aquel platillo que tenga bastante ocasión de estar expuesto a un lugar abierto. Pensemos en la típica barbacoa, por ejemplo. Esta planta del mediterráneo es esencialmente aromática, algo achaparrada y que no supera los dos metros de altura. Le dejará un exquisito sabor a tu comida y de paso convertirá a la misma en un replente de mosquitos.

Las velas vienen bien: Fíjese que la idea es más o menos la misma, aunque en rigor de verdad lo que se modifica es el soporte, el recipiente. Pasamos del spray y de los ramilletes o esencias, a las mismísimas velas. Las velas sirven para generar un buen clima, a una noche oscura le otorgan romanticismo, secreto y hasta calidez. Bueno, si las creamos en base a esencias de lavanda, limón o citronellla serán perfectas para alejar a los mosquitos. Es una excelente opción, por ejemplo, si queremos llevar adelante alguna cena al aire libre, donde la presencia de los insectos se puede volver más que incordiosa.

Come ajo: Sí, quizás, querido lector, no te parezca un consejo tan ameno y hasta algo curioso; pero cree que es efectivo. El ajo tiene un aroma tan fuerte que colocara a los mosquitos 100 metros lejos de ti (tal vez también a los seres humanos) ¿Cómo sirve? Simplemente engulle alguna comida con una buena cantidad de este ingrediente (solo sería una locura) y espera a que sea digerido. Una sustancia con una roma especial saldra a través de tus poros y cubrirá tu piel perfectamente. Es como si generáramos una especie de barrera entre el insecto y tu epidermis. Te puedes dar por satisfecho luego, aunque con algunas consecuencias.

Vinagre de manzana: También se tiene como una forma de alejar los mosquitos y tal vez no tan extrema como el consumo de ajo. Lo que debes hacer es consumir una pequeña cantidad y dependiendo de esto lo puedes contrarrestar con algo de miel y mucha agua para digerirlo de la mejor manera.

Cuidado con el agua estancada: Esta última sugerencia no radica en ningúna esencia, aceite, vela o sustancia a ser consumida. No: solo habla de tu cuidado. El agua estancada por su microambiente es un perfecto incubador de mosquitos, por ende producirá enormes cantidades de estos. Así que ten cuidado con cualquier pequeño espejo acuoso, sea producto de un charco, de bebederos de mascota, piletas fuera de uso o una canaleta que no drena bien. Semejantes reparos traerá una disminución notable de estos insectos y una mejora en la calidad de tu vida.

Aquí te hemos dejado una serie de consejos naturales para ahuyentar los mosquitos. Añadidos con los tuyos, querido lector, encontrarás una rápida solución.

 

Otros Buscaron:

  • capsulas de angelica para abortar
  • para q sirve leche malta
  • citronela en mexcla para trapear pisos
  • picadura inflamacion alargada
  • toda clase de reciclado imágenes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*