Qué hacer para calmar los nervios

¿Qué es estar nervioso? Por lo general lo asociamos con un estado de exaltación, continuo movimiento interno, falta de calma, armonía y cosas semejantes. Somos un pequeño cometa itinerante; nos molesta todo, nos irrita y encima estamos llenos de temor, preocupación y un sinfín de sentimientos análogos. Se entenderá, ya que lo vivimos en carne propia, que es algo muy poco placentero. Pero no te preocupes debido a que siempre hay una solución. Aquí te contamos qué hacer para sosegar los nervios. Como siempre, te traemos la mejor información. Un servicio para aquellos que estén en similares trances ¡No te pierdas la nota!

ner-1

En todos lados leemos y nos recomiendan que disfrutemos la vida, porque ella es hermosa, singular, única, sin parangón alguno y más. Estamos seguro de ello, pero desgraciadamente una sensación acre se suscita en nuestros estómagos, elevándose hasta el pecho, algo así como una angustia de no poder lograr ese cometido aunque deberíamos. Sabemos que la existencia tiene esos rasgos, pero nuestro cuerpo no se ve interpelados por el mensaje. Es una cuestión de raciocinio, pero la carne, lo más importante, no se siente inmutada.

Y semejante exordio lo proferimos en relación a los nervios, auténtico impedimento para disfrutar de la vida, compuesta por fragmentos sublimes. Si uno está preocupado por eso o aquello, si la zozobra hace lo que quiere con nosotros o la inquietud planta bandera en nuestro cuerpo, es difícil que veamos bonanzas en todo lo que nos rodea. Nos convertimos en personas incapaces para ser felices. Suponemos que no debe haber nada más terrible que ello. Lo que se considera nerviosismo es una barrera contra toda algarabía y, por eso, debemos destruirla.

Aquí emplazaremos una buena cantidad de consejos para ello, cuestiones tan básicas que te sorprenderás y pensarás por qué no las hiciste antes. Asimismo, decimos que nunca deseamos ser exclusivos y excluyentes en estos tópicos, ya que el sesgo que le damos a estos problemas terapéuticos permite que cada lector sepa algo que sencillamente se escapa a nuestro bagaje. En todo caso, si suma se lo añade.

Qué hacer para calmar los nervios

ner-3

Sí, no queremos que hagas locuras como el hombre de la foto. El deseo es que tú puedas disfrutar de la vida, de ser feliz con amigos, familia y toda clase de afectos. Busquemos un hedonismo que, como siempre debería haber sido,  se centre en el placer propio, sin desdeñar o cohibir el ajeno. Pero manos a la obra; aquí van las sugerencias.

Baila: Sí, no queremos que te vuelvas ni un loco intempestivo o un bailarín, aunque si te gusta los segundo estás en todo tu derecho. Lo que sí anhelamos es que muevas un poco el cuerpo al ritmo de la música, todo en privado, para evitar vergüenzas.  Harás ejercicio, acelerarás la respiración y encima te darás cuenta que es muy divertido.

Contacto con el agua: El nerviosismo, aunque no lo creas, es propio de hidrófobos, así que mejor estar en contacto con el agua. Cuando pierdes el control es mejor darse una ducha y si no estás en tu casa lavarse la cara en forma profusa. Eso regula las pulsaciones, el flujo sanguíneo y mejora la respiración.

Colorea y dibuja: Esto es algo científicamente comprobado. Cuando estemos en presencia de un entuerto o dificultad que nos haga perder la paciencia, siempre es buena opción, en la medida de las posibilidades, ponerse a colorear y dibujar. Esto divierte, relaja, libera la mente de preocupaciones y hasta desarrolla la hermosa creatividad. Sin embargo, es sustantivo hacer una salvedad: nada de dibujos abstrusos o colorear formas complejas, ya que cualquier tipo de rigidez y rigor rompería absolutamente con el cometido. La idea son simples garabatos, trazados y retazos sin mucho sentido.

Hablemos con un otro:  Esta sugerencia podríamos nombrarla con dos vocablos: catarsis y ensalmo. La primera porque hablar con alguien, siempre y cuando no lo ofusquemos, tiene mucho de catarsis, de quitar pasiones comprimidas en lo profundo que molestan y agobian. Nada de griegos contemplando una tragedia, sino un buen amigo que escuche. Pero que no sólo hace eso, sino que aconseja, reprende, indica, llama la atención y desdeña; es decir, sus palabras son ensálmicas porque pueden tener grandes efectos en nosotros, a tal punto que cambiamos la forma de ser en ciertos asuntos por ellas.¡Hermosa impertinencia!

Escribe: El teclado atrofia nuestra escritura, que sencillamente la hemos olvidado. Cuando tomamos un lápiz o bolígrafo sentimos que las ideas se nos escurren porque somos muy lentos para plasmarlas, aunque no importa. Escribamos una canción, un poema o lo que se nos antoje en prosa. La escritura puede relajar, sacar malos sentimientos, expiar incluso culpas y sentirse preparado para seguir adelante. Cuando retomemos otras tareas nos daremos cuenta que algo se modificó, que ya no somos los mismos y, en consecuencia, los problemas no son tan ciclópeos.

Golpea: El nerviosismo y la contención de frustraciones nos puede volver furibundos. Somos una pequeña bomba que se activa ante el menor incordio ¡No, no me toques, porque explotaré! Esa ira no se va, por eso lo mejor es encauzarla en una forma legítima y sana. Agarra almohadones entonces y dale unos pequeños puñetazos o a toda cosa un tanto mullida que sabes que no le harás daño (no queremos que rompas nada de valor). A veces lo recomendable es tener una simple bolsa colgante de boxeo y así ser émulos de los mejores pugilistas. Sí sirve para obtener la anhelada parsimonia genial.

Muévete: Si sentimos ese estado de exaltación molesta, que el vitalismo bulle en nuestro interior, es mejor agotar un poco esas energías que se convierten de golpe en grandes engorros. Moverse no es transfigurarse en un deportista avezado, pero sí alguien que vislumbra en cada rincón del mundo un sitio digno de ejercicio. Si limpiamos la casa lo hacemos con vigor y vehemencia; aprovechamos las caminatas y las prolongamos; no utilizamos el ascensor sino las tortuosas escaleras, incluso las que semejan caracoles; y corremos si podemos, lo máximo que dé nuestra capacidad. La sensación de relajarse y la felicidad son excelentes.

Escuchar música: Siempre nuestra canción favorita, con esos instrumentos que ponderamos o esa letra significativa calman las rabias, los incordios y cualquier situación de nervios. Aquí no hablamos de un estilo tranquilo y calmo, sino cualquiera, ya que lo placentero surge a partir de lo que agrada. Así que si eres feliz con Metallica, bienvenido sea. La música sosiega, gozamos con ella y encima sirve momentáneamente para escapar a los problemas,. Aunque lo último, no con el objetivo de soslayarlos por siempre (¿acaso eso es posible?), sino como condición de posibilidad para enfrentarlos mejor.

Ventila tu existir: Cuando ventilamos en un sitio, literalmente, lo hacemos porque el ambiente está viciado, porque agobia, sofoca, porque necesitamos la liviandad y lo tenue del aire fresco, lleno de vitalidad. Bueno, si se nos permite la comparación, en la vida a veces es bueno ventilar para soslayar malas situaciones, relaciones que no suman y objetos que fungen de pesos muertos. Si somos moralmente hedonistas, nuestra vida tiene que moverse por afectos electivos, que cuando se vuelven cargas se dejan. Formemos círculos concéntricos con tesituras e individuos y de acuerdo a las consecuencias que tengan en nuestra vida, positivas o negativas, los acercamos o lo alejamos. Como se divisa, es una moral en el acto ¿Y el nerviosismo? A ese feo huésped le podemos decir adiós.

Aquí te hemos dado una serie de consejos para buscar la calma y soltar para siempre los nervios. Puedes aplicarlos en cualquier momento, aunque lo importante es que crees un verdadero hábito con ellos, así los llevas a todas partes. Costará un esfuerzo inicial, pero todo se puede.

Nervous angry young woman in glasses with aggressive negative face showing fists on blue background

Otros Buscaron:

  • la raíz de limón para que es bueno?
  • para que sirve bora
  • ver q es bueno para quitar el periodo
  • para que sirve la manteca de chivo?
  • como quitar tinta de boligrafo de un billete

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*