Qué hacer para combatir las arrugas del rostro

Espejito, espejito, dime quién es el más bonito. Sí, a don espéculo le preguntamos sin cesar y en ese preguntar estético el rostro siempre tiene un gran lugar. Será porque la cultura lo considera así o porque sencillamente es lo primero que vislumbramos en el día. Y bajo esa tesitura, no queremos que se arrugue, hacemos lo que podemos, incluso ofuscándonos ante los vanos resultados ¿Se puede detener el envejecimiento? Naturalmente no, por lo menos por el momento. Lo que sí se puede es añadir años a nuestro bagaje de una manera acorde a nuestras apetencias de belleza. Aquí, con someros consejos, te presentamos qué hacer para combatir las arrugas. Como siempre, te traemos el mejor material ¡Una nota imperdible!

rostro 2

Vivimos en una cultura, para bien o para mal, (cada quien hará sus lecturas) en la que la belleza es un atributo muy positivo. Y cuando hablamos de belleza lo hacemos en alusión a la juventud. ¡Oh, eterno tesoro! Así que bien puede ser triste, traumatizante o un simple mal trago encontrar la primera, segunda, múltiples arrugas en nuestro rostro. No nos gustan, tal vez nos suman más años de los que tenemos y queremos hacer algo.

Este posteo, lógicamente, está destinado a quienes quieren realizar una modificación de su realidad. Es una simple generalización que, en cuanto tal, no agrupa o emplaza en el mismo sitio a aquellos que viven en forma beata con sus accidentes de expresión. Total, la máxima finalidad de la vida es ser feliz, del modo que sea.

Pero para aquellos que sí le dan importancia, emplazamos una buena cantidad de sugerencias y consejos para batallar e incluso triunfar ante esas arrugas diabólicas. A veces es cuestión de conocer un poco más de la naturaleza circundante y de los propios hábitos dañinos para poner fin a realidades luctuosas o negativas.

Por último, como siempre anunciamos, no somos ni exclusivos ni excluyentes, así que bien debes o puedes, querido lector, añadir los métodos que quieras, esas fantabulosas recetas de abuelas o familiares que te han dado o dan éxito. Por un lado porque es tu propio camino de logro; por otro debido a que se comulgar diferentes formas, enriqueciendo la sabiduría al respecto. Dicho esto, manos a la obra. O, mejor dicho: a la cara.

Qué hacer para combatir las arrugas del rostro

 

rostro 3

Deja de fumar: Sí, vamos a comenzar por el lado negativo, casi como el Mefistófeles de Goethe. Es que muchas de las realidades que no nos agradan, sobre todo a nivel corporal, tienen como causantes nuestros malos hábitos. Uno de los más perniciosos es fumar. Ya sabemos los resultados: uñas en mala calidad, pelo reseco, voz ronca y, sobre todo, piel que se resquebraja con facilidad. ¿Y cuál es la explicación? La fisiología a veces es simple: la nicotina lamentablemente produce un adelgazamiento de los vasos sanguíneos a nivel exterior, esto genera que la epidermis no reciba oxígeno ni nutrientes. Es decir, tu piel se muere o la matas, mejor dicho. Así que, aunque cueste, trata de evitar esta práctica reduciendo dosis, colocando objetivos y negando que otros fumen cerca tuyo.

Mucha exposición al sol: Febo asoma y a la piel no gusta. Sí, si eres esos amantes del verano, que quieren tener una estación antes el color más tropical o simplemente eres un asiduo de las camas solares, deberías rever tu actividad y pasión. Es que aquí eclosiona una gran contradicción: tomamos sol por la belleza, pero a las arrugas no las consideramos estéticas, aunque  éstas son el resultado ante un constante resecamiento de la epidermis. Así que baja las horas de exposición, frecuenta horarios convenientes, disminuye o anula métodos artificiales y, finalmente, hazte buen amigo del mejor de los protectores solares.

Exfoliar tu piel: No queremos que te vuelvas un especialista en estos menesteres, pero que sí tengas una buenas herramientas a tu alcance. Exfoliar la piel es una excelente solución que podemos practicas de vez en cuando. Hablamos de un proceso que divide la epidermis, utiliza sus surcos para limpiarlos, extraer cualquier tipo de célula muerta. Es que la piel se renueva y hay que ayudar a ello. Si a lo muerto de ésta, añadimos mugre u otras excrecencias, las imperfecciones se hacen muy ostensibles.  ¿El resultado? Un rostro más brillante, saludable y bello.

Descansar correctamente:  La hormona conocida como Cortisol es un arma de doble filo: su secreción es necesaria para el equilibrio del cuerpo, pero un exceso de ella da cuenta de estrés y tiene como una consecuencia, entre muchas, el envejecimiento de la piel. Así que todo esto se resuelve con un buen descanso, el cual en promedio debe ser de ocho horas, con máximas de diez y mínimas, peligrosas, de seis. Una recomendación muy diáfana que mantendrá saludable y elástica tu epidermis.

Ojo con entrecerrar siempre los ojos: Suena raro, pero es un hecho bastante claro y básico. Si mantienes tus ojos a medio abrir, profundizarás arrugas de las zonas cercanas. Es decir, crearás poco a poco surcos imposibles de quitar. Un buen consejo, entonces, es utilizar, por ejemplo, anteojos antes que forzar la vista o los mismos pero de sol cuando nos solazamos en el verano en la playa o piletas. Se podrían extremar las sugerencias diciendo que no hagamos esfuerzos, que evitemos esa suerte de rictus; pero eso ya es algo imposible y tonto. Hace poco salió una noticia de una mujer que no había sonreído buena parte de su vida para no generar arrugas. Eso ya no entra dentro de lo que te anunciamos; queda en ti, querido lector.

Un lavado de cara no excesivo: Aquí el lector nos podría achacar la incursión de una contradicción. Diríamos que te exfolies, pero que no laves mucho la cara. En rigor de verdad, no es tan así. Lo que en este fragmento sugerimos es que no abuses de los lavados de rostro, porque ellos generan la expulsión de aceites vitales y protectores naturales de tu piel. Una máxima griega viene bien: busca el justo medio.

Usa mascarillas o aceites: Es cuestión de conocer lo que nos otorga la sabia naturaleza para no hacernos problemas por realidades que tienen solución. Una crema de pepinos o fresas, aceites de aguacate, mantequilla de cacao, entre otras opciones son productos que bien pueden hidratar tu piel, sanándola, limpiándola y haciéndola lucir más bella que nunca. Con movimientos suaves y circulares sobre la epidermis y con una asiduidad diaria podrás hallar magníficos resultados.  Siempre lo conveniente en estos casos es que dejes reposar el producto unos minutos,  además de efectuar masajes. Luego pasas agua tibia y listo.

Te hemos dejado una buena cantidad de consejos para no tener arrugar en el porvenir o eliminarlas en el presente. Porque si no te gustas siempre se pude hacer algo. El envejecimiento no es una opción; pero su manera termina siendo una decisión de vida.

Esperamos que los consejos te hayan sido más que útiles, querido lector. Una buena retahíla de sugerencias que bien puedes agregar a tu bagaje propio, a esa sabiduría de abuela que todos llevamos a cuestas. Algunas de índole negativo, es decir, basadas en el no debes; otras, en cambio, con tintes naturales, ya que para productos sintéticos tienes que consultar a especialistas en la materia.

rostro 1

Otros Buscaron:

  • vinagre para las arrugas
  • alumbre para las arrugas
  • como aprender a pintar ceramica con vinilo
  • como se hace un lavadon rectal
  • crema nivea es efectiva prevenir arrugas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*