Qué hacer para evitar la resequedad en el rostro

Anuncios:

Hay en los últimos tiempos una absoluta apología del cuerpo y su mantenimiento. De ahí se entienden el mundo fitness, el gimnasio sempiterno, el crossfit y todo lo que se parezca. Sin embargo, el rostro siempre tendrá un lugar importante y siempre será considerado digno de atención estética ¿Pero qué podemos hacer con esa resequedad que molesta? Y no hablamos solo de esa apariencia quebradiza, rojiza y áspera, sino de la mismas sensaciones de escozor y dolor. Aquí, sin embargo, te vamos a dar unas excelentes sugerencias, querido lector. Te presentamos qué hacer para evitar la resequedad en el rostro ¡No te pierdas la nota!

re 1

Espejito, espejito, ¿puedes decirme tú quién es el más bonito? Frase hermosa, de cuento y película para consultar sobre la estética propia; pero seguramente tortura al ver una imagen reflejada que no nos gusta a partir, en este caso, de una piel reseca en el rostro ¡Justamente esta zona que es una auténtica carta de presentación! Es algo muy normal en la actualidad semejante situación de todos modos: malas alimentaciones, cremas por uso y abuso, entre otras cuestiones pueden ser los causantes.

Sin embargo, aquí siempre podemos hallar soluciones en estas cuestiones, investigando, informándonos y sugiriendo. Porque quieres recuperar la belleza de la piel, su elasticidad, la falta de dolor y una apariencia perfecta. Aquí, entonces, te dejamos una serie de consejos o sugerencias para evitar que la piel se torne seca, agrietada, casi como tierra de páramo.

Como siempre decimos, no somos exclusivos ni excluyentes, así que bien puedes, querido lector, añadir los métodos que conozcas. En estos tópicos no hay verdades absolutas, pero sí diferentes caminos a seguir para conseguir los objetivos deseados. Dicho eso, manos a la obra.

Qué hacer para evitar la resequedad en el rostro

re 2

Hidrata de manera correcta tu rostro: Muchas veces podemos saber lo que hay que hacer, pero si desconocemos el cómo todo se complica. En ese sentido, si en nuestro caso utilizamos cualquier marca de crema, amontonamos cantidades desproporcionadas en nuestro rostro o lo hacemos muy de vez en cuando, los resultados serán nimios. Por eso, lo mejor son los masajes suaves y profundos usando bien las yemas de los dedos (verificar que las manos no estén secas también) y el uso moderado de cremas, ya que la enorme cantidad no hace a resultados felices siempre.

Es necesaria la constancia: En la vida las mayorías de los cambios profundos llevan tiempo y esfuerzo. Nos gustaría ser Dioses que dicen algo y lo tienen; pero realmente estamos alejados de ello. Por eso, necesitan dosificar los usos de cremas (naturales o de farmacia), los masajes y otros tipos de hidratación. Una excelente idea es dejar tu complejo de herramientas cerca de tu mesa de luz si lo haces en la cama de noche o en el mismo baño si eres quienes ejecutan esta labor desde ahí de mañana o también en momentos nocturnos.

Respeta los procesos de hidratación: Muchas veces no dejamos en paz a los procesos naturales de nuestro cuerpo y los queremos acelerar. Por ejemplo, en el caso de la hidratación, luego de bañarse siempre es bueno dejar la piel un poco húmeda. Respecto al rostro, lo mejor es darle, para secarlo, unos pequeños golpes con la toalla, y a esa humedad originaria añadirle la crema. El efecto humectante y protector de sequedad será mucho mayor. Naturalmente estos menesteres deben ser hechos en horarios donde no se trabaje, salvo que te permitan ciertas libertades al respecto en tu oficina o donde sea.

Ten en cuenta la época del año: Las épocas del año van a ser vitales para el cambio de las cremas. En el verano el sol puede hacer mucho con la sequedad de la piel, sobre todo del rostro; pero no debes desatender que a lo humectante hay que añadir protección solar. En el invierno, en cambio, puedes apelar solo a lo que hidrata.

Cuidado con los limpiadores: Siempre es bueno usarlos, pero siempre hay que tener cuidado que en su funcionalidad no terminen secando la piel. En ese sentido hay limpiadores de leche o crema, que mientras hacen su labor no le quitan toda la humedad a la piel. Cuidado con los químicos, porque siempre suelen desmejorar nuestra epidermis.

Aliméntate bien: Siempre es importante alimentarse de una manera idónea, porque siempre la misma repercute en la piel. En ese sentido, evitar sequedad, envejecimiento, irritación se logra con una alimentación balanceada en proteínas e hidratos de carbono, reduciendo en lo posible las grasas. Asimismo, es necesario incorporar vitaminas como la A, beber por lo menos dos litros de agua diarios y añadir la fibra de la verdura y la fruta a casi cualquiera de las cuatro o cinco comidas que deberás hacer al día.

Tener precaución con los exfoliantes: Los exfoliantes son extirpadores de célular muertas de la piel. El problema de ellos es que pueden llegar a ser muy arenosos y abrasivos, dañando la piel y quitándole toda la humedad. Por eso, trata de usar buenos exfoliantes y trabaja con ellos con suma suavidad en tu epidermis. A veces lo que a primera vista tiene un fin estético nos perjudica aún más.

Mascarilla de aguacate: Un poco de aguacate y algunas gotas de aceite de oliva (no hay que excederse, pero tampoco ser riguroso con la numeración) pueden servir para hidratar la piel. Si bien se puede utilizar el ungüento en cualquier zona del cuerpo, lo ideal es el rostro. La mascarilla se mantiene durante 10 minutos y luego se quita con suaves gazas y agua tibia. Si a este método le das una asiduidad interesante verás grandes cambios de manera rápida.

Aceite de bebés: Ya te dijimos anteriormente que todo producto que hidrata la piel debe ser emplazado cuando está aún está húmeda, debido a que ayuda en el proceso. El aceite de bebés en ese sentido es sensacional para eludir cualquier sequedad del rostro. Lo que debes hacer es utilizarlo luego de un baño o de lavarte la cara, ya que con la piel un poco mojada te echas unas cuantas gotas en la zona. Luego simplemente esperas a que se absorba solo.

Toma agua: Ya anunciamos de modo general la necesidad de una dieta buena para la mejora de la piel. Ahora ponemos el foco en el agua: debes tomar por lo menos dos litros diarios y en el verano con la posibilidad de tres. Eso mantendrá bien hidratada tu piel. Evita en lo posible bebidas colas, energizantes o el alcohol ya que pueden tener incluso un efecto diametralmente opuesto. No solo deshidratan internamente, sino que perjudican tu epidermis.

Usa aceite de almendras: Cualquier nutricionista las recomienda comerlas todos los días para mejorar piel, uñas y pelo. Pero también puedes conseguir el aceite de este fruto seco para usarlo como mascarilla. Al igual del caso anterior, te pones la sustancia y esperas unos 10 o 15 minutos. Luego la extirpas suavemente con agua tibia. Los resultados se verás de manera muy rápida.

Aquí te hemos dejado una buena cantidad de ejemplos para evitar tu piel seca, sobre todo en tu rostro. Como se ve, hay muchos consejos que son simples prohibiciones porque desgraciadamente nos hacemos mal sin saberlo. En otros casos, hablamos de cremas, aunque poniendo en foco sobre todo lo natural.

Esperamos que las sugerencias te sean útiles, querido lector.

re 4

 

 

 

Otros Buscaron:

  • como se palpa para saber si hay embarazo
  • en que ayudan las maquinas simples aproteger el medio ambiente
  • como hacer crema facial de moringa
  • que es bueno para crear pigmentacion
  • trajes con material reciclado de cubetas de huevos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*