Qué hacer para evitar o aminorar el acné

Suena fuerte, pero vivimos en una cultura de la apariencia. Sí, importa cómo nos vemos, incluso aunque sea un mero envase. Tenemos consejos laborales y hasta existenciales que así lo dicen, así que aquí no vamos a hacer una crítica al respecto ¿Pero qué pasa cuando esa imagen nuestra no es la ideal? ¿Cuándo sucede algo que nos deja por fuera de ese trabajo, proyecto o lo que sea? El acné, en ese sentido, es una gran enemiga de apariencias, aunque no solo eso: no deja de ser una enfermedad del organismo con muchas consecuencuas. Por eso, aquí te presentamos qué hacer para evitar o aminorar, si no se puede, el acné. Consejos útiles muchos de ellos que ni siquiera conocías ¡No te pierdas la nota!

El acné es una enfermedad histórica. Aristóteles, Hipócrates e incluso el mismo Plinio el Viejo dieron cuenta de ella en muchos tratados. Un mal, digamos, universal. Al principio, por esas cosas del lenguaje que pareciera que tuviera propia vida, su denominación exacta era acmé. Y esto es algo curioso, porque si uno lee las historias de los grandes pensadores de la época, encontrará semejante rótulo una y otra vez ¿Eso quería decir que esas biografías daban cuenta de los granos de personajes ilustres? No, sino del momento máximo, el pico de sus existencia. Acmé era esa cumbre y a su vez, como coincidía con los años en que se la padece, también la etiqueta de esta patología que con el tiempo se llamó acné. Siempre, por otro lado, asociada a la pubertad, al primer salir de la barba en el caso del hombre.

Pero lo repetimos: el acné se sigue viendo y sufriendo. Puede aparecer de manera vulgar simplemente en el rostro o extenderse, comunmente en el tronco, tanto en parte posterior como anterior. Duele, molesta, genera escozor y, naturalmente, posee un sinnúmero de gradaciones. Algo que ocurre entre los 12 y 24 años de edad, con posibilidad de prolongación, en algunos toda la existencia.

¿Pero se puede hacer algo? ¿Por lo menos evitar sus consecuencias más engorrosas? Claro que sí, por eso te dejamos este posteo para que te llenes de ideas, sugerencias. Como siempre anunciamos, no somos taxativos en estas cuestiones y cada lector puede seguir en su camino, e incluso aportar información en la bandeja de comentarios. Dicho eso: manos a la obra.

Qué hacer para evitar o aminorar el acné

Lava la piel de manera justa: En Grecia muchos filósofos hablaban del justo medio como la forma correcta de manejarse por la vida, lejos de excesos por carencia o abundancia. El primer consejo referido al acné sigue ese patrón de algún modo: es importante lavarse la cara, pero no sobrepasarnos ¿Qué queremos decir? Muy sencillo: es bueno enjuagarse con agua fresca porque quitamos excrecencias de grasitud y extirpamos célular muertas; sin embargo, mucho lavado puede enrojecer e irritar. Así que tengamos cuidado con esto: lo mejor es utilizar agua tibia, un lavado suave y una toalla de índole similar para secar.

Cuidados esenciales: Si ya sufres granos en el rostro e incluso se asoman pústulas, lo mejor que puedes hacer es siempre lavarte luego de sudar en esas zonas afectadas. Por ejemplo, luego de hacer ejercicio, si tenemos acceso a grasitud en el ambiente debido a que trabajamos en sitios de comidas o lo que se asemeje a tamaña realidad. La higiene en estas cuestiones es vital para no maximizar o empeorar el acné.

Cuidado con el maquillaje: Este consejo viene muy bien a hombres que se cuidan mucho y, sobre todo, a casi todas las mujeres. Es vital que saber que el maquillaje y las lociones, siempre muy en boga, no pueden ser comedogénicas. ¿Y eso por qué? Debido a que justamente este tipo de sustancias son las que bloquean los poros de la piel.

Ojo con los peinados: Al principio puede parecer una sugerencia rara, debido a que poco tiene que ver el pelo con la piel, por más cercano que esté el rostro. Y justamente ese es el peligro: la proximidad. Tienes que saber que muchísimos gel de cabello tienen propiedades absolutamente irritadoras para la piel, más si la misma sufre acné. Trata de usar algunos más suaves ante el peligro. En ese sentido, los derivados de agua son mejores.

La vestimenta también es un problema: Pero vamos a suponer que el acné, esa patología tan molesta, dolorosa y poco estética, va más allá del rostro. Como anunciamos en la introducción, los terrenos que le siguen son la espalda y el pecho. Por eso, bajo esa coyuntura, hay que tener mucho cuidado con ropas ajustadas, con pliegues o materiales duros porque pueden causar irritación e incluso lastimas las zonas afectadas. Es importante llevar adelante cada paso, en los que se queda claro que erradicarlo por completo de una es imposible, pero sí ir aminorando la enfermedad.

Nunca te revientes los granos:  Es bastante común observar un grano grande, más si desarrollo una pústula que es una especie de pico de pus y querer explotarlo. Es que sentimos que es muy poco estético, que duele y que lo debemos extirpar. Bueno: esa no es buena idea. Explotar un grano es generar un mayor daño en la piel, más de lo que ocasiona el mismo acné aunque no lo creas. Es más: muchas veces luego de años no queda marca de muchas excrecencias, pero sí de los granos explotados por la falta de paciencia ¿Qué hacemos? Lo mejor es que madure, que se seque o incluso explote por su cuenta gracias a buenos lavados, el sol, productos comprados indivualmente o recetados por tu médico.

No consumas comida chatarra: Aunque no lo sepas, la comida barata, chatarra o como se le llame al tener una gran cantidad de grasa genera más pústulas y protuberancias de grano en rosto u otras zonas del cuerpo. Siempre es bueno fijarse en eso: comer sano e incluso consumir mucha agua. De hecho, suele recomendarse para estos menesteres 8 vasos de agua diarios para evitar nuevas espinillas o granos.

Ten cuidado con lo que tomas: Por ahí nunca sufriste acné, no tienes familiares que lo haya padecido y ahora te toca a tí. Encima puede ocurrirte que hayas pasado la etapa adolescente ¿Entonces? Hay que tener cuidado con los efectos secundarios que generan la ingesta de hormonas o por ejemplo las pastillas anticonceptivas. Ante semejante realidad, siempre lo mejor es dirigirse a un médico, ya que sabrá darte la información exacta al respecto.

Elude al estrés: Vivimos en una sociedad llena de pretensiones, presiones, sueños truncos, expectativas y yerbas similares. A veces emplazamos modelos tan lejanos que como buenos estoicos nunca alcanzamos. Tal vez no lo creas, pero el estrés es generador de acné. Así que lo mejor para estas cuestioncillas es tomarse todo más tranquilo, saber que siempre existe una solución y no problematizar antes de tiempo, una tendencia humana, demasiado humana.

Sol y aire fresco: Queríamos culminar con una sugerencia bella y accesible. Sí, todos tenemos acceso al sol,  sea trabajando o en el mismo ocio. El gran febo es vida, alegría; pero también sus rayos estimulan la producción de vitamina D, vitan ingrediente para una piel sana. A eso podemos añadir que los granos maduran más rápido y que el aire fresco te pondrá de muy buen humor.

 

Otros Buscaron:

  • como hacerme un lavado rectal
  • bañarse con orina propia es contra la brujeria
  • mentol en el pecho para los futbolistas
  • modelos de arcos en yeso
  • como hacer un forro de celular casero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*