Qué hacer para levantarse más activo por las mañanas

Anuncios:

Nos encanta dormir, con eso no develamos nada sorprendente. Si pudiéramos alargaríamos las horas en la cama, por lo menos extenderíamos esos tiempos unos instantes. Pero sabemos que el deber, el trabajo, las obligaciones o como quiera denominarse nos llaman y hay que acatar. No queda otra, pero en ese salir de la cama refunfuñamos, protestamos, estamos sumidos en el desgano e insultamos a todas las deidades ¿Se puede hacer algo? ¿Hay alguna solución a lo que mucho consideran infortunio? Claro que sí: aquí te presentamos qué hacer para levantarse más activos por las mañanas. Una información útil y sumamente accesible ¡Imperdible!

modo 3

Todas las mañanas vivenciamos un quiebre absoluto, un pasaje siniestro: nos trasladamos del mundo onírico, placentero, cómodo, con sábanas bien mullidas y almohadones variopintos al mundo de las responsabilidades, el frío, la respuesta rápida (cualquier interrogante es difícil a esa hora), el sopor, el cansancio y el hacer ¡Cuánta falta de fortuna! Sólo queremos seguir durmiendo, y no podemos.

Sin embargo, lo sabemos: no nos podemos levantar de los sueños cuando el cuerpo lo disponga; esas son prebendas de días verdaderamente libres, es decir, no la mayoría. Entonces hay que ser un poco estoicos y entender que lo que no se modifica se acepta, aunque sea con un poco de resignación. En este posteo te vamos a enseñar consejos para que estés más activo en esas primeras horas, donde todo cuesta el doble o el triple. Como siempre decimos, no somos exclusivos ni excluyentes al respecto, así que cada lector/usuario añadirá sus métodos o caminos particulares si lo considera pertinente.

Porque la vida es hermosa y hay que aprender que una buena actitud desde el principio definirá en gran medida nuestra jornada. Dicho esto, manos a la obra.

Qué hacer para levantarse más activo por las mañanas

modo 2

Un sueño de calidad: Dormimos las ocho horas reglamentarias, pero de todos modos nos sentimos cansados, aletargados, incapaces de escuchar una voz ajena o de musitar la propia. Eso está absolutamente ligado con la calidad del dormir, ya que hay una buena cantidad de condiciones que se deben cumplir. Por ejemplo, incluso en invierno, la temperatura del ambiente debe ser fresca, las sábanas o frazadas idóneas, la ropa o su ausencia la pertinente, la oscuridad sin filtraciones de luz y escaso sonidos molestos, para no decir nulos. Con ello puedes garantizarte un buen soñar y, correlativamente, un despertar mejor. Prueba y verás los resultados.

Fíjate qué comes y el horario: No se debe comer a la noche ni excesivamente recargado ni a horas cercanas del dormir. Tengamos en cuenta que una correcta dieta hace hincapié en esas horas a proteínas en forma normal y exiguos carbohidratos, romper esos lineamientos tiene sus consecuencias. Asimismo, en relación al otro punto, la distancia entre el último alimento y el peregrinaje a la cama debe ser de mínimo dos horas ¿El motivo? Procesos activos de digestión generan un pésimo dormir.

Bebe con moderación: Esto puede sonar a una prescripción para alcohólicos. La cuestión es que aquí no mencionamos solo líquidos etílicos, sino cualquier clase, incluso agua. Debe pasar un tiempo prudencial de la última ingesta, para no despertarse en medio de la noche con ganas de orinar. Naturalmente, siempre hay que estar bien hidratados.

Despierta con tiempo: Todo a las apuradas no es bueno y ya lo sabemos: levantamos con desesperación, atolondrados y realizando las cosas como no se deben. Entonces, una buena opción es despertar media hora o 15 minutos antes, así tendrás tiempo para acicalarte, ducharte, ir al baño, desayunar, incluso departir antes de iniciar tus menesteres. Aunque no conviene la cercanía con el artefacto, puedes utilizar los móviles como buenos despertadores. La luminosidad de la pantalla generan en el cerebro la sensación de que comienza el día, por ende, el sopor se elimina en seguida.

Prepara el día anterior todo: Cuando nos levantamos quizás el tiempo apremie o por ahí nos quedamos dormidos. En esa tesitura necesitamos celeridad y, con el sueño, hasta cierto automatismo (no conviene ir a tientas por el hogar). Así que es una excelente idea preparar todo la jornada anterior: comida de niños, combustible del auto, ropa preparada, herramientas, utensilios para acicalar, incluso comida preparada. Lo que haga más sencillo el germinar del día conviene. Esto te permitirá no ofuscarte y realmente estar más activos en la mañana.

Piensa y habla en idioma positivo: En otros posteos son similares tópicos lo hemos mencionado: los buenos pensamientos dominan tu mundo, que es en definitiva el que uno habita e importa. Así que si tienes una frase de cabecera, un recuerdo hermoso, una oración de motivación, un ejemplo a seguir, todo sirve para ponerlo en la conciencia y así seguir. No sólo realizaremos los menesteres, sino que lo haremos con ganas. Y ya sabes que el ser humano que esta donde anhela es un individuo imparable. El cielo es el límite o, por lo menos para no pecar de ambiciosos, tu inicio de jornada será el mejor.

Goza de la vida: Posiblemente sea un consejo muy ligado al anterior. Digamos que es un añadido perfecto. Al pensamiento bueno le cabe la toma de conciencia que la vida es hermosa y hay que gozarla. Así que tomate un tiempo (no interesa si el día es feo o el jefe está enojado) para vislumbrar a tus hijos, tu esposa/o, estirar en la cama, sentir las frazadas, mirar a la ventana o lo que te sirva. Cree, querido lector; es un excelente derrotero para que el día inicie alucinante.

Que el intelecto despierte de a poco: Todo lo que sea raudo a la mañana puede molestar, más si no efectuar los ejercicios mencionados con antelación. Es que tu intelecto está aletargado, las mieles del mundo onírico recién se deshacen y eso cuesta tiempo. Así que no intentes resolver grandes problemas, terribles dificultades, contestar preguntar abstrusas o conversaciones de la misma índole. Incluso, si vives en familia, lo mejor es llevar adelante un pacto tácito de respeto de los tiempos del otro en estas cuestiones. Poco a poco así te irás despertando, activando de un buen modo y no te ofuscarás si alguien te pregunta qué opinas de la crisis de Siria a las seis de la mañana.

Un desayuno sano: Tú sabes qué es lo que te conviene a esas horas, más allá de las prescripciones nutricionales. Tal vez eres los del desayuno simple con café y tostadas; o aquellos que gustan de mucha proteínas con huevos en versión omelet.

Que todo sea funcional hasta que comienza la acción: La jornada se juega grandes cosas cuando comienzas las responsabilidades absolutas, que por lo general coinciden en el grueso de las personas con el trabajo. Entonces, en ese largo derrotero hasta él mejor que todo sea funcional: elige el camino correcto, una música que te guste, habla con quien anhelas, escucha radios o si no manejas lee hasta un libro. Las opciones son enormes y variadas.

Aquí te dimos unos buenos consejos o sugerencias para que te despiertes activo, feliz, contento. Porque a veces nos amargamos sin motivo alguno y no hay nada peor que ello. Sé feliz la máxima cantidad del tiempo que puedas, consciente al respecto y que te ofusque, en todo caso, lo realmente sustancial. Esperamos, más allá de todo, que el artículo sea de utilidad, querido lector.

modo 1

 

 

 

Otros Buscaron:

  • como dormir con un tatuaje recien echo
  • como hacer esmalte que brille en la oscuridad
  • consejos caseros para que no suene una cama
  • como calmar a una persona intrigosa
  • como hacer una pantalla de velador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*