Qué hacer para mantener la casa fresca en verano

Llega el verano y muchas cosas se complican; es como si cayeramos del idealismo de una época del año y nos enfrentáramos ante la cruda realidad. La piel sufre de los rayos solares, hay que tener cuidado con la constante hidratación, no se pueden realizar actividades a cualquier hora del día; entre muchas cuestiones. Esto no quiere decir que haya que odiar al estío, tan hermoso y esperado; solo hay que dar lugar a una serie de precauciones. Lo mismo podemos decir (sigue la tónica de lo hablado) con el nivel de frescura en el hogar ¿Hay una forma de conseguir una casa templada? Obviamente que sí y aquí te damos consejos al respecto.

El verano es una realidad si podemos solazarnos en la playa, con bebidas bien frías, un agua templeada y un descanso profundo. Sin embargo, la tesitura se modifica si bajo enormes temperaturas hay que trabajar, seguir rutinas que poco tienen que ver con el ocio, etc. Sí, bajo tales circunstancias es vital encontrar soluciones de todo tipo para mantener determinados niveles de bienestar.

En ese sentido, no hay nada peor que llegar acalorado o sofocado de la calle y encontrar un contexto análogo dentro de la casa, donde uno supone que tiene que descansar, ya que sabemos que la única condición para que esto sea posible es un recinto fresco, ventilado, con buen aire, etc.

Por eso, a continuación, te daremos una serie de sugerencias o consejos para que tengas en cuenta a la hora de saber mantener fresca tu casa. Sí, no apelaremos a la resolución sucinta y sencilla como es el aire acondionado; aquí estará todo al alcance de tu mano, querido lector. Dicho esto, manos a la obra.

Qué hacer para mantener la casa fresca en verano

Persianas abajo: Si no queremos recurrir al aire acondicionado deberemos seguir adelante ciertas pautas, todas de manera recurrente. Una de ellas es tener las persianas bajas sobre todo en las horas de los grandes calores veraniegos. En lo posible, esa medida debe ser acompañada con las ventanas cerradas ¿Por qué? Lo primero, porque mantiene fresco y separado el aire de la noche anterior; lo segundo, debido a que se te permitirá que el aire interior tampoco se caliente. Si tienes alguna suerte de toldo, también bájalo. Se dice que semejantes medidas te permiten bajar hasta seis grados la temperatura interior respecto a la exterior. Vale la pena intentarlo, querido lector.

Ventila cuando puedas: En rigor de verdad, no es un consejo contradictorio con el anterior, sino absolutamente engarzado. Es importante renovar el aire ya que por más crípticos que seamos este se irá calentando un poco. Para eso deberás aprovechar esas horas en las que la temperaturas están más bajas. Hablamos de la noche o del amanecer. SI puedes crea corrientes de aire (generadas cuando el aire puede entrar y salir del hogar), ya que eso te posibilitará refrescar más aún el hogar.

Modifica algunas rutinas: Si la premisa es mantener en el interior la temperatura baja deberemos tener en cuenta muy bien qué hacemos y si lo que hacemos merma los resultados óptimos ¿Ejemplos? Muy simple: si nos bañamos tratemos de deshacernos de  ese aire sofocante generado por el vapor; si cocinamos utilicemos el extractor para análogas funciones. Otra manera es intentar cocinar lo menos posible con el uso del horno, ya que la cocina se puede convertir en un verdadero averno. Platos fríos o llevar a cabo una hermosa barbacoa en el jardín de la casa.

Tu casa necesita un cambio de look: Seguramente, a menos que estés loco, tus vestimentas se modificarán, querido lector, en época estival. Bueno, la casa puede seguir una misma lógica y contruibuir en la frescura del ambiente. Por ejemplo, es bueno sacar las gruesas frazadas, extirpan cualquier clase de alfombras, esgrimir colores claros o florales que dan sensaciones de temperatura templada, de respiro o corrientes de aire. A veces, aunque suene paradójico, un simple cambio no traerá un resultado inmediato en la temperatura del sitio, pero sí te hará sentir menos sofocado a ti.

Las puertas son importantes: Es una explicación muy similar a la que dimos arriba, pero, ya sabes, lo abundante cuando es útil nunca daña. Por eso, te decimos que siempre tengas en cuenta jugar con las puertas. Es que a veces no es sencillo mantener fresca la casa en su totalidad, aunque sí podemos hacerlo con determinados sectores, sobre todo estamos hablando de los dormitorios. Por eso, si en las horas calurosas mejor cerrar los últimos y mantenerlos frescos, a precio de que otras zonas sean cálidas; y en las horas más relajadas lo que tienes que realizar es abrir todas las puertas, crear verdaderas corrientes de aire para llenar de aire nuevo y frío a la casa.

Un ventilador distinto: Dijimos que los consejos aquí iban a ser diferentes y que no íbamos a apelar al aire acondionado. Si lo hacemos con el ventilador le añadimos una creación bastante original ¿De qué se trata? Utiliza un cuenco o cualquier clase de recipiente y emplaza abundante hielo en éste. Luego trata de colocarlo justo en el área o ángulo de acción del ventilador. El resultado será una brisa marina que bien puede estar dirigida solo a ti o exparcirse por toda la habitación.

Tu temperatura corporal: ¿Cuántos siglos sobrevivió el hombre sin un ventilados, mucho menos un aire acondionado? Seguramente casi toda su existencia y, sin embargo, soportaban grandes calores. Sí, naturalmente es cierto que la calidad de vida era otra, pero lo que aquí queremos que tengas en cuenta es el trabajo con tu temperatura corporal; si no puedes modificar el exterior, logra lo mismo con tu interior. Por eso es bueno tener en cuenta ropas ligeras y de colores claros, beber frecuentemente o ponerse paños fríos en zonas donde el pulso es evidente como muñecas o cuello. Asimismo, puedes comenzar a dejar por lo menos por algunas jornadas eso de estar excesivamente meloso con tu pareja.

Ojo con las luces: Las luces artificiales son necesarias, pero si son incandescentes debes saber que se consumen en un 90 por ciento por el propio calor que generan, el cual es mucho. Es importante, por lo tanto, que cambies por algunas menos candentes o simplemente te mantengas un poco más en la oscuridad. Suponemos que la primera opción es la viable.

Plantas trepadoras: Es una verdad accesible a todos la que versa de que las plantas oxigenan cualquier ambiente; que lo mantienen fresco y listo para el bienestar de sus integrantes. Perfecto, por eso no dejaría de ser una mala opción emplazar muchas enredaderas en las fachadas. El resultado serán sitios alegres, vitales, fértiles y también sumamente templados en relación a la temperatura.

Programa tus ventiladores: Poca gente lo sabe, pero a los ventiladores no se los tienen que utilizar de la misma manera, en cualquier época del año. No, es mejor programarlos de determinada forma, si es verano. En este caso te recomendemos que los mismos giren hacia la izquierda, es decir, en sentido contrario a las agujas del reloj. El resultado es una brisa cortante, por lo tanto, que genera una sensación de frescura mayor.

Esperamos que estos consejos sean de gran ayuda, querido lector, para mantener en óptimas condiciones tu casa.

 

 

Otros Buscaron:

  • el cloro se puede utilizar para trapear
  • en caso de estar separados como salir embarazada
  • filos de cemento para la puerta
  • ver como separar dos pareja yutu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*