Qué hacer para no roncar

El ser humano es ese animal sofisticado que busca el bienestar. Por ende, si no tenemos alguna tendencia mórbida, cualquier desviación, error, malestar, incordio o problema  va a tratar de ser resuelto. Es más: podríamos añadir que si esos entuertos refieren a uno más acento vamos a poner en su resolución rápida. Y cuando nos introducidmos en este tópico general lo hacemos para particularizarlo en los ronquidos ¿No son molestos? ¿No generamos jaquecas en nuestra pareja o cualquier persona que los escuche por la cercanía? ¿No estamos más cansados el día que decidimos realizar semejante concierto intempestivo? Seguramente sí, por eso aquí te presentamos qué hacer para no roncar. Una serie de sugerencias que te vendrán excelentes ¡No te pierdas la nota!

Que nos dicen sirena nocturna, aullido de perro, tornado en pequeña escala o como se quiera para dar cuenta de esa realidad que molesta tanto. Podemos tomarlo con gracia en un momento, pero los ronquidos poseen muchísimas implicancias las cuales merecen prestarse atención.

Es que no todo se reduce a molestar a la pareja o aquella persona que tiene la desgracia de compartir cuarto con nosotros ¿Por qué? Porque los conquidos pueden dar cuenta de estrés. sobrepeso, malos hábitos alimenticios, apneas bastantes desarrolladas, pésimos emplazamientos de la lengua, posiciones erróneas en la cama y mil cuestiones más. Lo repetimos: merece la atención.

Buscamos constantemente la calidad y el bienestar, ¿por qué el descanso será una excepción? ¿No es el dormir la savia perfecta para arrancar con ganas y optimismo la jornada siguiente? Sí, esto puede sonar a publicidad barata, pero no deja de ser una realidad demostrada científicamente. Ergo aquí te contaremos, te llenaremos de sugerencias para que sepas qué hacer a la hora de enfrentar tamaño entuerto. No somos exclusivos ni excluyentes, así que cada lector podrá añadir sus métodos e incluso compartirlos.

Qué hacer para no roncar

Analiza tus ronquidos: Sí, seguramente se entenderá por una sugerencia un poco difícil de llevar adelante, ya que mientras roncamos la vida consciente desapareció por mucho; pero siempre tendremos un testigo fiel cerca o incluso una interrupción que nos permita darnos cuenta (en última instancia no es mala idea grabarse) ¿Y por qué la necesidad de semejante diagnóstico? Muy simple: nos dará cuenta de las causas que motivan la sonoridad. Si aparecen con la boca cerrada la lengua es el fundamento. La boca abierta, en cambio, puede revelar una sinusitis extemporánea o crónica. Por otro lado, la apnea a veces es el gran factor del ronquido, es decir, la interrupción momentánea de las vías respiratorias y la dificultad más o menos importante para inhalar y exhalar mientras surcamos el mundo onírico.

No consumas alcohol: Al lector posiblemente le parezca algo contradictorio ¿No hemos escuchado que una copa pequeña ayuda a dormir? Bueno, la contestación es ambigua: sí y no. Primero hay que decir que entre una copa y muchas, hay un enorme trecho; segundo, que a veces la introducción al descanso no da cuenta que luego éste sea de buena calidad. El consumo de alcohol y el ronquido están íntimamente ligados porque el primero produce un dormir fragmentado, en el que no se entra en fase REM y que, para colmo, aletarga los músculos de la garganta. De ahí que fomente el sueño; da al organismo una suerte de falsa apnea, de complejidad en el respirar solo por el efecto etílico en el cuerpo.

Cena ligero: Cualquier pesadez en la digestión o dificultad trae como corolario irremediable al ronquido. Es que lo frugal viene bien en estas condiciones, sino nuestro cuerpo va a estar demasiado atento en otras funciones que poco tienen que ver con el buen dormir. Y eso se agrava si existe el sobrepeso, ya que el tejido graso que se desarrolla en el cuello, en la parte posterior, desarrolla los ronquidos.

Manten húmedo todo: No descubrimos nada al decir que la sequedad puede contribuir a los ronquidos, de ahí que un ambiente fresco, incluso húmedo sea lo mejor para no desarrollar estos molestos sonidos. Un humificador o simplemente tomar una ducha antes de acostarse son eximias soluciones, muy al alcance de cualquier persona.

Cuídate de la apnea: Como deslizamos superficialmente más arriba, la apnea es una interrupción momentánea de la respiración, dando lugar previamente a ronquidos y sobre todo a un corte en el sueño, ya que ocasiona un principio de sofocamiento. Puede durar segundos o minutos y hasta acaece a veces más de 30 veces. Si sufres de ella es mejor tomar cartas en el asunto, ya que las causas van desde unas vías respiratorias pequeñas hasta sobrepeso. En casos muy incordiosos suele recomendarse el uso de márcaras para disminuir los mismos ronquidos, naturalmente todo con una prescripción previa del médico.

Olvidate de las infusiones (por lo menos por un tiempo): Saben rico, nos relajan, incluso está comprobado que muchas de ellas tienen beneficios multifacéticos; sin embargo, las infusiones tienen la peligrosidad de generar un excesivo relajamiento de la garganta, sobre todo de los músculos de la faringe, forzando por eso ronquidos intempestivos y dificultando el buen dormir.

Canta todo lo que puedas: Siempre nos agrada emplezar algún consejo extraño, esos que sorprenden un poco, porque ya lo sabes, querido lector: la cotidianeidad mata. En ese sentido, cantar es excelente para evitar los ronquidos ¿Por qué? Debido a que toda práctica del estilo genera un fortalecimiento de los músculos del cuello, aquellos que por su endeblez terminan fracturando o impidiendo el paso del aire. Canta, mueve la lengua, realiza gritos guturales; lo que tú anheles porque todo realmente sirve. Aquí te damos un ejercicio por si no sabes qué hacer: en cualquier momento libre de tu jornada, saca la lengua, mantenla afuera unos segundos y vuélvela a meter. Eso repítelo una diez veces, cada día o dos veces . Fortalecerá el sitio que te dijimos.

Observa tus modos de dormir: Mucha gente suele anunciar que boca arriba tiene pesadillas, dificultades en sentido lato para dormir. Y no: no tiene nada que ver con historias de brujería o muertos; sino por la posición de la lengua. Si quieres evitar ese malestar y los correlativos ronquidos, es bueno que encuentres una postura que eluda la retracción de la lengua. Estar boca arriba lleva a ésta a la zona posterior, interrumpiendo un correcto respirar. Ahora bien: si esa posición es demasiado cara, importante o cómoda para ti, usa muchas almohadas o eleva con cualquier cosa la única que tienes, generando una especie de descenso del cráneo. La explicación se entiende por sí sola.

Al resfrío hay que atenderlo: Es un motivo ocasional, pero a veces de ocasión en ocasión se genera una continuidad, sobre todo en invierno. Si te resfrías es lógico que ronques, de ahí que cualquier pastilla anticongestionante sirva de mucho. Asimismo, hacer gárgaras con agua tibia antes de dormir o menta ayuda para aliviar la garganta. Asimismo, presta atención a tu cuarto, si hay alergia es bueno quitar esos elementos que la generan. Limpia correctamente, refresca abriendo las ventanas, cambia las sábanas, tus atuendos normales para dormir, etc.

Esta serie de consejos seguramente te servirán para eludir o erradicar totalmente los ronquidos, personaje malévolo que molesta a los circundantes, nos da un pésimo sueño y que puede dar cuenta de problemas graves de la salud.

Sí, la idea es que puedas descansar como el hombre de la foto de abajo, querido lector.

 

Otros Buscaron:

  • el omega 3 sirve para engordar
  • brujeria fuerte con aji para separar para siempre
  • que beneficios tiene la pomada de tomillo
  • brujeria pared con tizné
  • capilares finos en la gargata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*