Qué hacer para saber si mi novio o pareja me ama

Anuncios:

El amor es un misterio, siempre. Y aquí el lector se podría preguntar el porqué, ya que es algo perfectamente normal. Pero no es ese el sentido que le damos ahora: es un misterio debido a que nunca sabemos, de modo fehaciente, qué piensa el otro de nosotros ni podemos calcular el cariño. Entonces nos convertimos en detectives intempestivos observando modos, formas, buscando pistas que nos arrojen algún resultado. Es el precio, suponemos, de que el amor sea algo que atañe a dos individuos que los distancia siempre un mundo entero. Aquí, bajo esos lineamientos, te presentamos qué hacer para saber si mi novio o pareja me ama. Como siempre, te traemos un gran material ¡Una nota imperdible!

amor 1

Ella desgajaba la flor y de cada pétalo que sacaba, espetaba un: “me quiere, no me quiere, me quiere…”. Era un mantra, una obsesión, una idea fija que la destrozaba en el interior, pero que a su vez la reconfortaba, siempre gracias a la maldita esperanza.

Básicamente lo dicho anteriormente, con aires literarios, es lo que sufre cualquier persona a la hora de saber si el ser amado le corresponde. Algo difícil en sí porque si todo estuviera tan seguro no habría lugar a duda alguna. En estos terrenos la zozobra no son buenos augurios: habla de desconfianza o de verdaderos malos entendidos.

Más allá de lo dicho, realmente se puede saber, sin ser una ciencia exacta, si la otra persona nos quiere. El amor no es una cuestión de vocablos, de palabras; sino que se ve sobrepasado por gestos, acciones, gesticulaciones, silencios, demostraciones y mucho más. Digamos que tenemos una enorme batería de análisis. A continuación, entonces, te proponemos una serie de sugerencias para que estés más atento/a y puedas sacar al respecto tus conclusiones. Como siempre anunciamos, no somos exclusivos ni excluyentes, así que bien puedes querido lector añadir tus propios métodos e incluso compartirlos en la bandeja de comentarios. Dicho esto, manos a la obra.

Qué hacer para saber si mi novio o pareja me ama

Businesswoman day dreaming while at work

Hay buena comunicación: Muchos de los consejos se alimentan entre sí, pero vamos a comenzar por lo básico: la buena comunicación. Si la otra persona te quiere, realmente se preocupará por tus sentimientos, los avatares de tus existencias, tanto si observa una sonrisa extemporánea como tristezas profundas. Y todo ello, aunque no se crea, va más allá de la comunicación misma, ya que da cuenta de algo maravilloso que existe en el amor: el interés por el otro. Es decir, se deja a un lado si lo vivido o afirmado es aburrido, bello, extravagante; ya que todo importa si lo profiere quien amas. Por último, si la realidad de la pareja no es buena, la misma comunicación e interés colaborarán en buscar soluciones.

Cierta hipnotización: Hay un claro indicio en el enamoramiento casi siempre: el hecho de que a la persona se les va de las manos. Claro, una cuestión muy simple: exudamos amor y no podemos controlarlo ¿Lo/a has observado mirándote de modo fijo? ¿Te has dado cuenta que eres su pensamiento recurrente? Digamos que esas señales son puras por el solo hecho de que nadie las puede fingir. Si hubiera una mascarada en todo esto duraría menos que el hombre en el espacio sin ningún traje especial.

Demostrar incluso cuando no agrada: El amor es relación y esa debe ser, por el bien del vínculo, recíproca. Ya es mal indicio cuando alguien impone todo. Sin embargo, más allá de eso, siempre hay señales que indican un arriesgarse por el otro, incluso siendo cuestiones nimias suman mucho. Si el enamorado/a te deja ver tu programa favorito, hace caso a tus observaciones, te escucha, en definitiva, claramente estamos viendo un ceder, un sopesar que lo más valioso es mantener la ligazón sana y el resto sigue después. En definitiva, con el amor nos convertimos en seres más abnegados.

Tiempo compartido: Una relación cariñosa son vivencias, se reduce a eso, digamos. Entonces, es lógico que el tiempo compartido sea sustantivo. Sea hombre o mujer, siempre es buen indicio que organice sus prioridades y que tú seas una de ellas. Naturalmente, todo tiene un costo de oportunidad: si yo hago algo, no puedo efectuar lo otro. Se reducirá, de manera sana claro está, el tiempo con amigos, familia, soledad, recreaciones propias y cuestiones por el estilo. Recordemos que la temporalidad es finita; así que esa administración nueva dará cuenta del amor que se tiene a una pareja.

La conquista continua: En el amor la idea de conquista si la llevamos a nivel literal no es buena ¿Por qué? Porque en lo estricto es un hacer para después descansar; un luchar, no dejar reservas de energías, para tiempos posteriores sosegados. Pero en un vínculo cariñoso eso no conviene: la demostración nunca se debe detener; no podemos dar descontado nada porque eso es menospreciar al otro, un indicio de falta de querencia. Tenemos que tener en cuenta esa lectura que Platón realizaba del amor: es una ausencia. Y si lo tenemos ahora, no sabemos si lo poseeremos en el porvenir.

No hay secretos: Es sano que el amor no sea simbiótico, que se deje un espacio al individuo, en el buen sentido. Sin embargo, hay una distancia sideral entre esa concepción y guardarse secretos. Sobre todo cuando hablamos de arcanos que afectan a la otra pareja: infidelidades, malas actuaciones, cuentos que eran distintos y yerbas por el estilo. La brecha se debe acortar, el espacio privado debe ser uno que no perjudique al otro, en el sentido de guardarse algo como un bien activo frente a un potencial deterioro. No tenemos ventaja así; solo se demuestra cierta frialdad que va en detrimento de la relación.

Demostración pura: El amor no tendría que ser fingido, afectado. Un abrazo, un beso, una caricia, por poner algunos ejemplos, salen espontáneamente de quien quiere; no las controla. Entonces, siempre tenemos que estar atentos a esos accionares a la hora de saber si hay amor o no ¿Cambia su forma de ser en presencia de amigos y familiares? ¿Se vuelve más frío o, al contrario, exageradamente cariñoso? Interrogantes que siempre sirven.

Eres un pensamiento constante: Así como hay un hipnotizar frente al físico, también debe haber pensamientos recurrentes hacia la persona amada. Lo repetimos: todo de forma autónoma, sin cavilar mucho al respecto. Y poco importa si se está todo el día trabajando, si la mente está atiborrada de cuestiones, ya que el amor, cuando existe, es puro goce, satisfacción aunque solo sea en el sucinto cavilar. Te necesita, te extraña, quiere tenerte a su lado.

Habla orgulloso de ti: Cuando no se oculta, todo se exhibe. Parece obvio, pero en el amor hay que recordarlo. Si vislumbras, en caso contrario, que te esconde frente a sus amigos en las charlas, que ellos saben poco o nada de ti y lo mismo sucede en sus vínculos con la familia y chicos/as desconocidos, tenemos una señal clara. Tal vez, entonces, el amor no sea tan profundo como imaginábamos.

Perder o suavizar la crítica: El enamoramiento, en sentido lato, es una exención de la crítica por parte del enamorado a su objeto de amor. Se lo ve perfecto, sublime, casi poseedor de todo lo que nosotros no tenemos. Naturalmente a esta visión podemos encontrarle matices. Sin embargo, siempre con el ser amado se trata de ser suave, cariñoso, aún cuando se le quiere recalcar que algo no es como cree.

Esperamos que estos consejos hayan sido de gran ayuda, querido lector.

amor 3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Otros Buscaron:

  • comoblankear senos
  • amarre de amor con orina language:es
  • como aser k le valla muy mal echiso
  • como hacer cartel de hojas de color
  • como hago que mi mujer duerma profunda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*