Qué hacer para combatir la caspa

Suele decirse que el pelo o el peinado, mejor dicho, conforma el marco de la cara. Esto no quiere decir que el rostro pase a un segundo plano, pero sí que lo que lo rodea embellece, enaltece o empobrece nuestra figura. Al argumento estético le podemos añadir la cuestión de la salud y ahí tenemos un gran enemigo que siempre queremos combatir: la caspa ¿Qué hacer con esta? ¿No nos causa una picazón insoportable? ¿No nos volvemos en una suerte de muñecos de navidad intempestivos dejando hojuelas de piel muerta por todas partes? A continuación te contamos, mediante sugerencias y consejos, qué hacer para combatir la caspa.

¿Cuáles son las sensaciones más feas en el ser humano, esa realidad insostenible de nuestra sensibilidad? Quemarse con el sol posiblemente sea una muy importante, algún dolor estomacal, un vacío por un hecho luctuoso,  pero también, por diferentes causas, sentir picazón. Es que sabemos que las ganas nos consumen de rascarnos sin cesar, aunque muchas veces esta acción deviene en más escozor y todo se convierte, al fin y al cabo, en un círculo vicioso.

Ahora bien, a la simple picazón y enrojecimiento añadamos pequeños copos de piel muerta en el cuero cabelludo, sobre el cabello mismo, en la espalda u hombros, yaciendo sobre nuestra ropa ¡La caspa es un daño a la salud y a la estética!

¿Se la puede combatir? Claro que sí, por más que para muchas personas toda esta cuestión tenga un sesgo de inexorabilidad. “Siempre tuve; ya probé todo”, nos profieren. Aquí apelaremos, sin embargo, a una serie de consejos para eliminar la irritación, el enrojecimiento, la caída de piel muerta, el picor y todas las consecuencias concomitantes de la caspa. No somos exclusivos ni excluyentes, así que puedes añadir tus propios métodos al respecto, querido lector, y dejarlos en la caja de comentarios. Dicho eso, manos a la obra.

Te Recomendamos  Cómo hacer para barnizar muebles de madera de exterior

Qué hacer para combatir la caspa

Vinagre de sidra de manzana: Usted tiene que saber que es normal la renovación de las células de la piel en el cuero cabelludo, pero si hay un desbalance en los ácidos de esas zonas es posible que se genere un exceso de caspa u hojuelas de piel muerta. En la mayoría de los casos esto se debe a la participación de un hongo específico, por eso el vinagre de manzana es un excelente regulador del PH del cuero cabelludo y, ergo, colaborará en la eliminación de la caspa. Puedes utilizarlos todos los días, antes de dormir y dejarlo toda la noche mientras descansas. Puedes rociarlo sobre tu cabeza y masajear las zonas afectadas o emplazarlo, de manera sobria, sobre algún algodón o papel para pasarlo por el sitio antes dicho.

Aloe Vera: Esta planta sirve para todo y, adivina, también hace de las suyas con la caspa. En rigor de verdad contiene propiedades antibacterianas y antifúngicas, de ahí a que sirva mucho. Luego de un tratamiendo de dos semanas (la constancia siempre es vital), verás buenos resultados. Lo que debes hacer es utilizar la pasta traslúcida que posee la planta, puedes añadir un poco de limón y lo pasas, suavemente con mansajes, sobre tu cuero cabelludo. Tras quince minutos puedes enjuagar la zona y si quieres realizarlo con algún shampoo de tu preferencia.

Bicarbonato de sodio: El bicarbonato de socio es antibacteriano y astrigente, es decir, tiende a reunir tejidos o, dicho con otras palabras, cicatrizarlo. Por eso es muy óptimo para terminar con esas células muertas y partículas que caen sobre tu ropa o por doquier. Te explicamos dos maneras de usarlo: puedes añadirlo directamente a tu shampoo normal o, si prefieres, humedecerlo un poco y llevarlo directamente, mediante masajes, a tu cuero cabelludo. Esperas unos cinco minutos y enjuagas.

Te Recomendamos  Que hacer para controlar los sentimientos de amor

Aspirinas: El ácido salicílico que contienen las aspirinas es fungicida, es decir, acaba con cualquier bacteria parásita que haga de las suyas.  Malassezia fufur es el nombre de la causante de caspa ¿Cómo se utilizan las aspirinas? Las aspirinas puedes triturarlas y mezclarlas en el shampoo o bien se pueden humeceder con zumo de limón para pasarlas directamente sobre el cuero cabelludo. Luego de algunos minutos enjuagas con agua tibia para quitar cualquier resabio del unguento.

Jugo de limón: Los limones son excelentes para combatir la caspa y otras infecciones cutáneas, debido a que contienen ácidos que ayudan a regular a los que ya son parte del cuero cabelludo. Limpieza del cabello y fortalecimiento de los folículos capilares son los corolarios de esta medida. El limón puedes mixturarlo con agua y con un atomizador rociarlo sobre la cabeza. Es preferible que dividas o separes los mechones de pelo para sutir directamente el líquido en los sitios afectados. Por último, dejas actuar unos diez minutos y ulteriormente enjuagas.

Aceite de oliva: Puede pasar que la caspa sea producto de un exceso de sequedad en el cuero cabelludo, que resquebraja la piel y nos da como corolario esas particulas que pican y se desprenden. Bajo esa tesitura el aceite de olvida y sus nutrientes grasos pueden nutrir la cabeza y desterrar toda célula muerta. Puedes calentar el aceite de oliva en una temperatura amena para tu piel y luego vertirlo, con masajes, sobre el cuero cabelludo. Aquí lo mejor será dejar actuar la sustancia toda la noche, para luego enjuagar al día siguiente. Es importante darle una constancia al tratamiento ¿El tiempo idóneo? Se termina cuando comienzas a ver una erradicación de las hojuelas y una mejor hidratación de tu cabello si hablamos de sequedad.

Te Recomendamos  Que hacer para lograr un mejor aspecto estético en la piscina

Cepillar tu cabello: Porque no todos son remedios naturales, querido lector. En rigor de verdad, un cepillado profundo diario o dos pueden combatir la caspa, ya que el mismo movimiento quita hojuelas de piel muerta y permite que el hongo ponzoñoso no se extienda. Lo mejor siempre será comenzar por las puntas para luego culminar en las raíces, zona bastante compleja.

Cuidado con ciertos productos: Algunas sustancias pueden ser fomentadores de irritación al modificar la química de tus ácidos en el cuero cabelludo. Por eso, si no puedes evitar usarlos, hazlo con moderación. Hablamos de distintas clases de geles, la laca o, por ejemplo, la cera para el cabello.

Una buena alimentación: Aunque no lo creas, lo que consumes y te llevas al estómago repercute en tu cuero cabelludo y promueve o no el hongo de la caspa. Por eso, lucha por una dieta rica en frutas y verduras, no abuses de los azúcares, las grasas, el tabaco y el alcohol, por ejemplo.

El sudor excesivo: Sí, no te decimos que no sudes, lo cual sería casi inhumano, pero sí que si lo haces trates de lavar tu cabello de manera rápida luego ¿Por qué? El ácido del sudor colabora en la descamación de la piel del cuero cabelludo ocasionando copiosa caspa.

No al estrés y a la ansiedad: Está comprobado científicamente que una persona estresada es más propensa a sufrir de problemas de caspa. Por eso, trata de tomarte la vida de una manera más relajada: comprende que todas las problemáticas poseen solución, utiliza los ejercicios para liberar tensiones y esgrime el ocio en tu favor para realizar todo aquello que te da una gran pizca de felicidad.

Esperamos que esta serie de consejos, querido lector, sean de gran ayuda en la lucha contra la caspa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.