Qué hacer para que tu casa tenga buenas energías

El hogar siempre será el hogar. De hecho, cuando pronunciamos semejantes vocablos, una buena cantidad de imágenes se desenvuelven: calidez, momentos compartidos, sentimiento de cobijo, de felicidad de tener un techo, sitio para simplemente tomarse un respiro del fárrago de actividades. Perfecto, ¿pero qué sucede cuando todo esto no lo obtenemos? ¿Dónde podemos disponer nuestro cansado ánimo si sentimos que dentro de esas paredes hay energías negativas, oscuridades, falta de armonía o simple tristeza? No es tan simple convertir la casa en un lugar de verdadero descanso y bienestar, por eso aquí te mostramos qué hacer para que tu casa tenga energías positivas. Algo que va más allá del Feng Shui incluso.

En el exterior realizamos miles de actividades, vamos de un sitio a otro, nos atiborramos de problemas y obligaciones; en definitiva, no abandonamos, a veces ni por un instante, el perpetuo trajinar. Quizás sea un esquema clásico que ya no se cumpla, pero dentro de esa tesitura necesitamos de un hogar que nos aporte los condimentos contrarios: comodidad, tranquilidad, cobijo, calidez, lujo dentro de una medida asequible, etc. Tenemos que romper con la locura, recargar el combustible para seguir con el juego de la vida y su productividad.

Sin embargo, el problema estriba en que a veces el sitio de relajación tiene rasgos más caóticos que otra cosa, en que no nos hallamos en nuestro suelo por más que esas paredes sean nuestras y aquel sillón recién comprado ¿Por qué mi hogar despierta esta depresión, incomodidad, tristeza? ¿Termina siendo un generador de angustias más que de alegrías y mieles por el estilo?

Urge, por lo tanto, modificar esas energías que encontramos en los aposentos. No se entienda esto solo de un modo metafísico, ya que semejantes sentimientos se despiertan sobre todo por modificaciones físicas del ambiente, que suman o restan a los ánimos. A continuación, sugerencias para que tu casa sea un verdadero hogar.

Te Recomendamos  Que hacer para fortalecer las piernas débiles

Qué hacer para que tu casa tenga buenas energías

No a la abundancia: Hay seres humanos en este mundo con la tendencia a atiborrar objetos, muchas veces sin saber qué funcionalidad se le puede dar. No sabemos si los mueve un deseo de acopio o sienten que todas esas cosas les pueden servir en un porvenir difuso; sin embargo, lo cierto, es que esa realidad caótica, desordenada y sofocante genera sensaciones análogas en quienes viven en el hogar. De hecho, hay especialistas en la energía que nos recomiendan deshacernos de las vestimentas que por más de un año no usamos.

Busca lo claro: Es una verdad evidente que los colores claros atraen energía positiva, agrandan espacio, dan sensación de orden y prolongan una luz muy cálida. Por lo tanto, que estos predominen en tu hogar ¿Y si me gusta el bordó o el negro? Perfecto, de hecho pueden ser tonalidades lindas; pero si queremos buscar un ambiente sano es mejor que se reduzcan a cosas específicas como sábanas, edredones, cortinas o algunas paredes.

Que la música llene el espacio: Queremos llenar de buenas energías el hogar, por eso no vendría mal que quede pletórico de música. Aquí, querido lector, no vamos a imponer ningún estilo, porque incluso cualquiera te puede llenar de paz; de todos modos, sería importante que buscaras algo parsimonioso, que mermara las malas vibras.

La distribución del mobiliario: Esto lo hallarás en el Feng Shui o cualquier otra filosofía del espacio: es importante redistribuir correctamente el mobiliario, garantizando que la energía entre y salga del mejor modo. Ergo, fíjate que no haya exceso de cosas, que las terminaciones de los objetos no sean muy agudas, confiar en el número par para elegir cantidades, entre otas cuestiones.

Te Recomendamos  Como hacer para concentrase en el estudio

El aroma: Muchas veces escuchamos la frase de que somos lo que comemos. Bueno, aquí vamos a proferir que somos lo que olemos y lo que olemos determina absolutamente nuestro estado de ánimo. Por eso, trata de escoger bellos aromatizantes para el hogar, confía en tu gusto para elegir gustos frutales o los tan mentados cítricos. Por otra parte, hay que eludir como sea el olor a usado, vetusto, enmohecido, etc.

Ventilación: En ciertas épocas del año (más de la que suponemos, a veces)la ventilación es una complicación ¿Por qué? Porque en el verano, por ejemplo, queremos que los interiores se mantengan frescos; porque en el invierno necesitamos conservar el calor a como dé lugar. Aunque lo cierto es que una buena claridad, una liz diáfana y un aire puro modifican para bien cualquier hogar. Por lo tanto, tratemos de evitar una casa cerrada, ya que eso conlleva gran cantidad de polvo en el ambiente, malos olores y cualquier sustancia que puede hacer sentir a la persona mal, en un sitio pesado.

Quiere tu lugar: Existe una frase que dice que no hay nada más poderoso que el hombre que está donde quiere estar, es decir, en su sitio por antonomasia. Bueno, el hogar tendría que ser ese sitio, aunque, en rigor de verdad, semejante realidad no se lleva de manera rápida a veces. Es indispensable, entonces, emplazar nuestra mano en todo, que se vea en cada rincón de la casa que hubo una decisión, determinada preferencia para realizar algo y no otra cosa. Es muy simple, ya que simplemente comporta implicación, ganas y creatividad. Poco importa si tus aposentos, querido lector, son chicos, grandes, de tu propiedad o alquilado. Recapitulamos: edifica tu paraíso.

No a la gente tóxica: En esta altura de la nota ya te habrás dado cuenta de algo ostensible: las cosas tienen una relación perfecta con los humanos.  Y eso lo decimos para que tengas en cuenta a quién invitas a tu hogar, qué clase de energías arrastra, debido a que pueden quedar estancadas en tu mismo hogar. Por eso es bueno alejar a esos sujetos, entender que ser hospitalario es positivo; pero que a veces debemos saber bien con quién ser de ese modo. En definitiva, cierta dosis de hedonismo en la vida nunca viene mal.

Te Recomendamos  Infografía: Células Madre ayudan a salvar vidas

Usa a las plantas: Existe también toda una sabiduría que engarza la presencia de las plantas con lo bueno, las vibras positivas. Por ejemplo, un buen cactus aborse todo lo negativo que despiden los electrodomésticos o la sibila, que no solo realiza lo mismo, sino que incluso lo hace de tal modo que comienza a marchitarse cuando ha cumplido su objetivo. De manera genérica, siempre las plantas dan alegría al ambiente, lo llenan de vitalismo, lo oxigenan; hacen que nos sintamos a gusto de una manera muy particular y hermosa.

Meditar: Hasta aquí nos hemos centrado en lo exterior si se quiere, pero ya lo anunciamos: el mundo es una relación entre las cosas y el hombre. Ergo, la transformación también debe eclosionar en ti, querido lector. La meditación, en ese sentido, siempre será una vúa útil, llena de provecho para cualquiera. No te recomendamos aquí un mantra especial, una frase remanida o determinado credo, sino que, simplemente, piensa o habla sobre tu pasado, reflexiona sobre el presente y lo que estará por llegar. Lo repetimos: generar buenas vibraciones en el hogar termina siendo una compleja alquimia o dialéctica entre las cosas y el hombre.

Aquí te hemos dejado una buena cantidad de sugerencias para que tu casa se llene de energías positivas y vuelvas al trabajo de la mejor forma. Esperamos que te sean de utilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.