Qué hacer para tener una casa feng shui

Somos seres conscientes, autónomos, productivos, causas de nuestros actos, independientes; pero eso no quita la otra cara de la moneda, indispensable: estamos determinados ¿Acaso no sentimos que nuestras empresas se erigen a partir de las de otros? ¿Que somos una libertad enclaustrada en cierto lugar? ¿Que un ambiente, un momento, un estado anímico puede configurarnos en forma súbita? Claro que sí, por eso siempre hay que tener en cuenta las dos variantes. En ese sentido, el Feng Shui es una filosofía que se percata de la manera de cómo influye en nuestra subjetividad el espacio, la disposición de sus objetos, los surcos de aire, el fluir de la luz, etc. Aquí, por lo tanto, te presentamos qué hacer para tener una casa Feng Shui ¡No te pierdas la nota!

El hombre y su espacio. Sí, así podríamos resumir esta basta nota de alguna forma. Es que el Feng Shui es una histórica, podríamos decir milenaria, filosofía basa en las múltiples relaciones que desarrolla el ser humano con su entorno ¿La funcionalidad? Muy simple: tener una vida feliz en el sitio en donde pasas más momento.

¿Que el cometido del Feng Shui, un saber chino pretérito, te parece baladí? La verdad que no es así, ya que sin darnos cuenta su sabiduría la tomamos o la padecemos en todo momento ¿Acaso no sucede que hay sitios que nos opacan, que transmiten malas energías? ¿No sucede que entras en tu casa y quieres salir corriendo porque no solo no te recarga sino que extirpa tus hálitos vitales? Bueno, eso quiere decir que un poco de Feng Shui no te vendría mal.

A continuación te propondremos, querido lector, una serie de consejos o sugerencias para que tu hogar o cualquier sitio en el que estés un buen momento sea alegre, claro, puro, entre otras cualidades positivas. Dicho eso, manos a la obra.

Te Recomendamos  Cómo combatir una invasión de ratones en el hogar

Qué hacer para tener una casa feng shui

Entrada: Las energías deben fluir, por eso es importante que la entrada sea amplia en el sitio u hogar que sea. Claro, el lector nos puede decir que su casa es pequeña y punto. Para eso, también hay respuesta: no es necesaria sí o sí la ampliación, ya que basta con una buena disposición de los objetos y un introducir de luz, eso sí, bastante pleno.

Colores: Descubrimos con el tiempo que muchas sabidurías asiáticas sostienen una hermenéutica o interpretación de los colores, es decir, que no todo vale lo mismo al respecto. El Feng Shui, en ese sentido, no es la excepción, por eso recomienda colores claros para entrada o living del hogar, celestes o azules para dormitorios ya que propenden a la relajación o serenidad, además de pasteles o verdes para la cocina, denotando vida o fertilidad ¿Cuáles son las tonalidades a eludir? Principalmente el oscuro, el rojo y el naranja, ya que no atraen energías positivas para el sujeto.

Agua por doquier: Siempre cuando nos muestran una imagen de una casa ambientada en el estilo Feng Shui notamos que aparecen pequeñas fuentes, decorados o centros de mesa que siempre apelan al agua ¿Por qué? Su fluir es fresco, atrae buenas vibraciones; pero sobre todo da cuenta de la abundancia. Si no quieres pobreza, carencia, déficit, en definitiva, de lo que sea, te recomendamos que tengas en cuenta tal consejo.

Limpieza: Si te mencionamos el vocablo limpieza y tratándose del Feng Shui, querido lector, seguramente pensarás en algo esotérico, etéreo o mínimamente espiritual. Pero en rigor de verdad, aquí seremos burdamente materiales: estamos hablando desde lo literal. Esta filosofía, ergo, propende hacia la limpieza en primer lugar de restos de trabajo en sitios donde se descansa o duerme; también de objetos que en rigor de verdad no cumplen ninguna función tanto en lo laboral como en el ocio; por último, de aquellas cosas que nos recuerden a momentos dolorosos, algo que modifique para mal nuestra economía anímica, por ejemplo, un regalo entrañable de una ex pareja.

Te Recomendamos  Que hacer para que la gente me escuche

Comedor: Se vislumbra de manera fácil que el Feng Shui es una sabiduría de la armonía y paz del sujeto en el espacio que se halla en gran parte del día. Fluir del aire, recorridos líquidos, colores exactos, disposición de objetos idónea; pero también sus terminaciones ¿Sus terminaciones? Sí, aunque no lo creas no solo es sustantivo cómo se coloca la cosa, sino cómo está hecha la misma. Por eso, en un comedor no puede haber objetos con terminaciones filosas o con puntas peligrosas. Recuerda que en el comedor no solo se engullen platillos, sino que también las familias suelen pasar un buen tiempo conversando, a veces un poco airadamente.

Puntas: Sí, no somos locos de las terminaciones de las cosas, sino que simplemente este consejo se engarza en forma perfecta con el anterior. Las puntas tienen un mal significado en el Feng Shui, ya que coloca un límite a una energía vital que simplemente debe fluir. Por eso las formas redondas siempre serán bienvenida. Apelemos a las mesas redondas y, aunque no lo creas, también, si es posible, a las plantas de igual forma. Por tal motivo se suele escoger el cactus.

Dormitorios: Sin temor a exagerar, todas las sabidurías de lo espacial le dan un lugar preponderante a los dormitorios. Ahí descansamos, hablamos y si estamos en pareja se desarrolla todo el juego de la sensualidad y sexualidad, algo sumamente importante. Por eso el Feng Shui no solo escogerá una tonalidad celeste o azul por la parsimonia que destila, sino también la carencia absoluta de aparatos electrónicos que pueden irrumpir y limitar tus procesos de descansos.

Te Recomendamos  Qué hacer para limpiar bien los cristales de las gafas

Baños: Los baños posiblemente sean el sitio de mayor desafío para implementar el Feng Shui ¿El motivo? Que por lo general tienen rasgos poco deseados para esta sabiduría. En general es importante si son abiertos, si tienen cierto nivel de iluminación natural, un buen fluir del aire, buena tonalidad, ricos aromas, etc ¡Hasta es sustancial tener la tapa baja del inodoro! Por otro lado, un punto a favor de este sitio de la casa es la presencia casi constante del agua.

Los espejos: Históricamente los espejos han sido de los objetos más extravagantes, ya que han soportado ideas de otros mundos, de paralelismos, poderes mágicos, etc. Sin embargo, en el Feng Shui se deben tener en cuenta para lograr la meta de la armonía hogareña. Verbigracia, no deben dar a la puerta de entrada porque generan un efecto energético de rebote; tampoco deben estar en los dormitorios ya que generan un quiebre con la tranquilidad del lugar ¿En donde colocarlos, entonces? En lugares que den al patio, porque reflejan a la naturaleza, por ejemplo, o en comedores ya que pueden mostrarte un bonito paisaje de tu familia en el pleno vivir.

Algunos últimos consejos: Aquí vamos a englobar, como especies de grageas, algunas sugerencias más. Dijimos que las disposiciones de los objetos son medulares, de ahí que por ejemplo en un living sea importante tener sillones o sillas, pero que estas estén dispuestas a 90 grados para promover el trato social y afectivo entre las personas. Otra sugerencia versa sobre el forma de la casa, las cuales, en las preferencias, deberían ser cuadradas ya que aluden a la solidez y estabilidad en esta sabiduría antigua.

Esperamos que estas sugerencias sirvan para maximizar el bienestar en tu hogar, querido lector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.